HIT TV PLUS Especiales

Opera 'La Traviata' - Acto II

ACTO SEGUNDO: Una casa de campo en los alrededores de París.

Alfredo, dichoso e ilusionado por el amor que le brinda Violeta, sufre, sin embargo, una triste decepción. Annina le manifiesta que su señora la envió a Paris para obtener dinero, vendiendo parte de sus bienes para sufragar los gastos de la nueva instalación. En el tranquilo refugio de los enamorados, se presenta el señor Germont, padre de Alfredo. Su deber le impone destruir la felicidad de los jóvenes y exige a Violeta que abandone a su hijo. No puede tolerar aquella situación de Alfredo, que perjudica inclusive a su propia hermana, cuyo matrimonio puede peligrar por la conducta del joven extraviado. Violeta siente que su corazón se desgarra. Llora y suplica en vano pero al fin decide sacrificarse, conmoviendo con su nobleza de alma al severo Germont. Al retirase el padre de Alfredo, Violeta se dispone a escribirle una carta, pero ante la presencia del amado no puede disimular su inquietud. Alfredo sospecha que su padre estuvo allí pero Violeta dice que no lo ha visto, ya que el señor Germont se limitó tan solo a dejar una carta. Agitadísima Violeta implora a su amigo que la ame siempre como ella lo ama, proponiéndole visitar a su padre para implorar el perdón. Violeta sale rápidamente. Alfredo queda solo, distraído con sus pensamientos. El comisionista le entrega una carta, es la triste confesión de violeta, que apenas alcanza a leer. Alfredo, desolado ve llegar a su padre que viene a consolarlo en su desdicha, recordándole la tranquilidad de su Provenza natal, pero reprochándole serenamente su conducta. Alfredo no quiere escucharlo y al descubrir una invitación de Flora Bervoix, una amiga de Violeta, decide ir a Paris, con el fin de encontrar allí a su amada.

La Traviata - Acto I La Traviata - Acto III La Traviata - Acto IV

ENLACE PATROCINADO

ENLACE PATROCINADO

ENLACE PATROCINADO

Compartir en